martes, 22 de enero de 2008

En el agua uno siente la libertad

Hoy he decidido recuperar una entrevista que el periodista Marco Rodriguez me realizó hace unos meses para el suplemento Campeones del peridico La Nueva España, espero que os guste.
«Ante todo, la práctica de la natación me aporta salud y bienestar, además de la posibilidad de conocer un mundo que por desgracia no está al alcance de todos»

Para Sergio González, deportista discapacitado físico, la natación comenzó siendo un elemento rehabilitador, pero se ha convertido en un deporte que practica a un alto nivel. Este ovetense de 26 años es un claro ejemplo de superación y lucha por el reconocimiento de los méritos de un colectivo, además de un excelente deportista como reflejan los resultados. Dentro de su clase funcional (S3-SB3-SM3), Sergio es tetracampeón de España de 150 metros estilos SM3 (Córdoba 2005, Arona 2006, Alcorcón 2006, Plasencia 2007, Zaragoza 2007), además de tercer clasificado en 200 libres (Plasencia 2007), y premio «Ciudad de Oviedo» 2005 al mejor deportista con discapacidad. Compagina su intensa actividad en el agua con la de los despachos, pues preside desde su fundación en 2003 el Club Handisport, y aún tiene tiempo para intentar concluir sus estudios de Derecho. Ahora aspira a ir convocado con el equipo nacional.
-¿Por qué se decidió a practicar natación?
-La natación prácticamente nació conmigo. Desde los dos años me la indicaron como método rehabilitador para mi discapacidad. Con el tiempo fui cogiendo soltura y en el verano del 1996, tras un cursillo, los monitores Iván y María José me plantearon la posibilidad de la competición. Me puse en contacto con Roberto Hevia, que llevaba el Club Natación Ciudad de Oviedo, y con FEDEMA. Hubo muy buena predisposición por todas las partes y la natación pasó a ser para mí algo más que una rutina necesaria, tomándolo como un reto competitivo.
-¿Qué le aporta?
-Ante todo salud, bienestar, además de la posibilidad de conocer un mundo que por desgracia no está al alcance de todos. Yo viajo, me relaciono, conozco gente, países y lugares diferentes. Convivo en ese ambiente de superación y deportividad que tanto me motiva. El nivel que he alcanzado me ha permitido conocer a nadadores de altísimo nivel, olímpicos en su categoría. Más importante aún es el perfil psicológico, darse cuenta de que sufrir una discapacidad no es algo tan importante, que condicione tanto. A la hora de nadar, la discapacidad no te limita en nada. Para mí es impresionante ver los esfuerzos de los nadadores y cómo mejoran por sí mismos, con el entrenamiento, y sin que ni su disfunción les pueda poner trabas. Un discapacitado dentro del agua se siente libre, pues es el único medio de moverse por sí solo. Tenemos tetrapléjicos en el equipo con afectación también en los brazos que nadan sin ningún tipo de ayuda, y eso para nosotros es muy valioso.
-¿Cómo recuerda el nacimiento de Handisport?
-Vino un poco forzado. Al principio nos integramos en el Club Natación Ciudad de Oviedo, pero no nos podían atender como necesitábamos. Nadamos después como independientes, volvimos al Oviedo y en 2003 Marco Obeso y yo decidimos crear el club, animados por FEDEMA. En octubre de 2003, tras muchos trámites burocráticos, comenzamos la actividad, con Bernardo Vives como entrenador, como club en las piscinas municipales de La Corredoria. En la actualidad somos trece nadadores, con una media de tres incorporaciones por año. Estamos muy contentos.
-¿Sus próximos retos?
-Seguir al nivel actual el máximo tiempo posible, ir mejorando tiempos, y revalidar el título de 150 metros estilos. Además estoy a expensas de la convocatoria del equipo español para una prueba internacional en Berlín. Estoy entre la terna de posibles convocados y sólo eso me ilusiona. Como presidente, consolidar la estructura del club y potenciar la base. El deporte adaptado español está en proceso de semiprofesionalización y no quiero que nuestro club se quede atrás, que entre en esa dinámica.
-¿Quién les ayuda?
-El Ayuntamiento de Oviedo y la Dirección General de Deportes. A nivel privado, nada de nada. Es frustrante enviar cientos de dossiers y correos electrónicos y que nadie te considere. La empresa privada en Asturias no valora ni tiene en cuenta al deporte. La principal aportación es el propio esfuerzo económico de los miembros de la entidad. Sé que somos muchos a pedir, pero nuestro caso es sangrante.
-¿No hay sensibilidad con el deportista adaptado?
-Lo que no hay es cultura ni conocimiento de nuestra actividad, ni mucho interés por adquirirlo. Los suplementos deportivos de los periódicos, sobre todo «Campeones», sois los únicos que de verdad nos dais el tratamiento que nos permite presentarnos como cualquier otro deportista. Hay personas que sufren un accidente y no saben que si les implica una discapacidad pueden seguir practicando deporte. Eso es triste.
PD: En aquel entonces no teníamos el apoyo que hoy tenemos de la Fundación Mapfre sin cuya ayuda no podriamos plantearnos los proyectos que hoy dia estamos manejando desde el Handisport,

1 comentario:

JSparres dijo...

Una entrevista IMPECABLE! se nota la madera...
Creemos que se debe fomentar y apoyar el deporte para discapacitados, ya que es de gran ayuda para todos aquellos que sufren alguna discapacidad. El problema se encuentra en la poca difusión, que hace que muchas de las personas que les gustaria practicarlo no tengan la información sufiente y finalmente no lleven sus deseos a cabo.
JSParres